20170528 Crónica Cerdanya MTB Challenge Series (Open Grans Fons BTT)

El pasado fin de semana, los integrantes del equipo catalanes, participaban en la 2ª Carrera del Circuito MTB Challenger Series (Edición en Puigcerdà). El fin de semana se presentaba bastante interesante, desde el sábado, que decidieron ir a pernoctar a Puigcerdà, para estar en forma el domingo, decidieron pasar la noche en el Campus Puigcerdà, un lugar tranquilo, limpio y muy recomendable, precio asequible, buena comida y descanso silencioso, pero lo mejor es que la salida de la prueba estaba a 100 m 😉

IMG-20170527-WA0024

Desayunaron temprano y bien, como saben hacer, demostrado en las jornadas que fueron los integrantes madrileños. A priori, tenían muy buenas sensaciones por los números de la salida, 80Km con 2400 +AC, comparado con las últimas pruebas que habían realizado, pasando los 100 y superando los 3000 +AC, parecía que iba a ser muy tranquilita y asequible, para divertirse.

En el cajón de salida, las figuras más relevantes, con orden, todo en su sitio, se acerca el petardo de salida, nerviosos y con el típico cosquilleo. Finalmente, un estruendo pone en marcha sus ruedas, todos salieron como locos, ya que tenían 4 km para situarse en su lugar y ver cómo encaraban el circuito, pero, la locura de la salida, les engullía llevándoles a esprintar por las calles de la ciudad. Increíble, pero, ¿qué pasa? ¿Les persigue un jauría de lobos? ¡¡Madre mía!! ¡Qué locura! Llegaron al km 4.100, donde empezaba el primer infierno.

_DSF3614

Un ascenso les llevará a poner los 1000 m de desnivel en las piernas en tan solo 12 km. Sí, sí, habéis leído bien, 12 km metidos por senderos en mitad del bosque donde sólo ves árboles, se respira un aire limpio, puro, donde huele a pino, montaña…Esto sí que es MTB. ¡Cómo les gusta esta sensación a nuestros compañeros! Las piernas de Pepe van tomando ritmo, y va viendo por delante a Raúl, que empieza su orgía personal con las subidas…

Pasada una hora llegan ambos a arriba, primer avituallamiento. La táctica es saltárselo, ya que un enjambre de ciclistas lo asaltan; decenas de bicis tiradas por el suelo, ya se nota el cansancio. Esta ascensión ha dolido. La decisión de no parar les premiará más adelante, en un descenso por senderos rotos con muchas piedras y socabones importantes, cruzando acantilados, campos, separando rebaños de vacas. Las manos duelen por el descenso y la crudeza el terreno, pero ahí van los dos, lanzados. Pep localiza a Raúl y se coloca delante para tirar un poco, haciendo trazada y oyendo el resoplido de Raúl detrás suya, la bajada les agota, pero disfrutan como locos.

_URI9975

Primera alarma de la mañana, el bidón de Pep se ha quedado seco. Llegan a un pueblo, en bajada, y van tan rápido ambos, alcanzando la clamorosa velocidad de 63 km/h, que no tienen tiempo de ver nada. Alguien les tiene que cuidar desde algún sitio porque era para haberse matado. Al empezar la segunda ascensión dolorosa, una fuente de agua pura y cristalina sale por un chorro enorme para saciar la sed de nuestros corredores y el calor y volver a llenar sus bidones. Cuando Pep se quiere dar cuenta, Raúl ya ha empezado el ascenso, es un puro come colinas. Pep no lo ve, no se despera, piensa para sus adentros… lo pillaré.

Segundo ascenso, un poco más largo, más pesado de terreno, acusando ya un poco de cansancio, pero pensando en sus cosas, superando corredores y compartiendo con una compañera, Pep consigue llegar arriba. Empieza un descenso loco loco, por senderos estrechos, cruzando ríos y bajando a unas velocidades que no dan pie a un despiste, consigue ver y colocarse detrás de Raúl. Ahora les toca un llanear de cabrones, un falso llano, pero en sendero pedregoso, serpenteante, duro y con la gente perdiendo la paciencia. Las primeras rampas aparecen. Algunos ciclistas se echan al suelo a recuperar. Ambos corredores, Raúl y Pep, deciden tomarse estos próximos 15 km con sabiduría. No paran, pero no aprietan para mantenerse a un ritmo constante y, así, ir superando esa serpiente de senderos hasta llegar a la ultima ascensión, suave, pero constante, que durará 25 km subiendo por el río.

Pep toma la iniciativa y se pone a tirar, pierde un poquito a Raúl por detrás, pero a medida que avanzan, se va acercando, llegando a la cumbre final juntos. Les queda una bajada y una subidita por detrás del hospital y habrán cumplido, 6 horas después de arrancar. Llegan con una buena sonrisa, muy cansados, sorprendidos de la dureza de la prueba y el divertimento que les ha brindado. Se quedan con la sensación de que no tienen ni idea de interpretar números, pero tampoco les importa mucho, la satisfacción y la diversión sobre la bici ya es suyo. Sólo quieren mirar hacia adelante, viendo cómo aparece en el horizonte la siguiente prueba de la MTB Challenge.

C_MTB-278

En pocas semanas, regresan a su competición natural, el Open Gran Fons, que este Junio y Julio les reserva las pruebas más duras por números, aunque ya no saben qué pensar, visto lo visto. De algo están seguros, será verano y tendrán al astro rey encima suyo dándoles la lata pero, aún así, ahí estarán para cumplir, porque hay que recordar que NO HAY DOLOR!!

Clasificaciones:

Imágenes:

IMG-20170528-WA0010

Anuncios