Después de dormir no más de 6 horas y con una paliza en el cuerpo del día anterior la competición de la 24 Doce, nos dispusimos a intentar desayunar lo que tenía que ser nuestra carga de energía para poder llevar a cabo este día. Bien hay que decir, que aunque las camas del hostal, no eran de lo mejorcito, según me senté toqué los hierros del somier con el culo, dormimos como unos lirones debido al agotamiento, tanto físico como mental.

Nos encontramos en la salida con Paco “El Tornero”, super concentrado en la carrera, con el “Litri”, con el que estuvimos hablando un rato y con los hermanos Martínez, de Tielmes. Nada más dar la salida, intenté ir a mi rollo, sin estresarme, pero intentando dar o máximo de mí para no perder muchos puntos en la clasificación general. Sabía que iba a ser un día duro, ya me lo estaban diciendo las piernas sin apenas haber hecho todavía un gran esfuerzo.

Aun no siendo una carrera muy dura físicamente, ya que no tenía grandes repechos, nos cotó lo indecible poder llevar un buen ritmo y siempre sufriendo. El primer tramo de la ruta fue bien bonito, pasando por parajes repletos de vegetación, tanta había que nos llevamos unos cuantos latigazos de las ramas de los pequeños árboles, que, al pasar a su lado, no podíamos esquivar al ser un sendero de muchas curvas y donde no se veía por donde pisabas.

Hacía calor lo que llevaba a beber más de la cuenta. Al llegar al primer avituallamiento (sin “h” y sin “b”, que ya lo he visto mal en unas cuantas ocasiones), me bebí de un trago la mitad de la botella que tenía para poder recargar, cuando cuál es mi sorpresa que cuando llego, no les queda agua!!! Menuda cagada, la mía y la suya. Pues a esperar hasta el siguiente, que como no tengan,me va a dar algo…

Pasamos por zonas donde los alérgicos sufrimos de lo nuestro, entre picores de ojos, de nariz, más mocos de lo normal…Muy bonita la zona, eso sí, pero con el calor que hacía, el dolor de piernas, el cansancio acumulado, que me iban dando subidones y bajones de fuerza y encima la alergia…Me rompió por completo. Tan cansado estaba que no tenía ni fuerzas para dar pedales en bajada!!!

Estuve los últimos 20 kilómetros luchando con la que yo pensaba era la segunda chica de la carrera, Nieves, actual líder. Mientras ella iba persiguiendo a su “liebre”, supongo que será su chico, yo intentaba porque no me adelantaran. Aunque cada vez que venía una subida me dejaban atrás porque no era capaz de imprimirle fuerzas a mis piernas. De corazón iba bien, pero de piernas…Aún así, hice un último esfuerzo y cuando ya pensaba que estábamos llegando al pueblo, porque veía a lo lejos unas casas, resulta que todavía faltaban 10 kilómetros!!! Habíamos llegado al pueblo de al lado, Usanos. Vaya desdicha la mía.

Siendo como era, todo bajada con pequeños tramos de subida, intenté ponerme las pilas para no volver a ser adelantado por nadie más hasta el final e intentar coger a algún otro “despistado” para poder ganar el máximo de puntos posibles. en la entrada del pueblo, en las dos últimas curvas, escuché la voz de Paco “El Tornero”, que me animaba a darlo todo. Llegué exhausto. No recuerdo haber estado tan cansado de piernas nunca, ni cuando hicimos el Camino de Santiago.

Rakel no llegó mucho más lejos que yo, ni que la segunda, a tan sólo 3 minutos!! Siempre he confiado en ella y soy el que más ánimos le doy, pero, sinceramente, pensaba que iba ha hacer mucho peor tiempo después de la paliza del sábado. Si llega a estar fresca, no sé qué hubiera pasado…Cada vez me sorprende más la capacidad que tiene. Se nota los años de experiencia en sufrimiento en otras modalidades deportivas.

Llegó algo cabreada, porque tanto en el primer como en el tercer avituallamiento no había agua. Menos mal que en el segundo tanto ella como yo repusimos bidones y bebimos un buen trago. Encima, la última parte, que era de bajada, donde ella recupera el posible tiempo perdido de las subidas, no pudo lanzarse como una loca porque había una persona que le estuvo tapando el paso durante los últimos 5 kilómetros, haciéndola perder un tiempo y unos puntos bien importantes.

Aún y con todas, mi campeona consiguió subirse al tercer cajón del podio y disfrutar de otro trofeo para su amplia colección…Algún día tengo que contarlos y poner el número que tiene total de trofeos en casa. Creo que si pone una tienda le da para vivir unos meses.

Como en todas las carreras, nos gustaría agradecer a todas esas empresas que confían en nosotros y hacen posible que podamos seguir adelante:

  • Guerra: por las innumerables reparaciones y puestas a punto de nuestras bicis
  • RAUMOVIL: sin él, todo la logística sería imposible.
  • Bar Cocker: para tomarnos de vez en cuando un descanso.
  • Gimnasio Olimpia: gracias a ellos nos podemos poner en forma.
  • Toysacan: empresa dedicada al adiestramiento de perros.
  • Manzanedo Motor: por sus innumerables descuentos en la compra de material y por habernos dejado la carpa para taparnos del sol y no quemarnos.
  • X-SAUCE: Por confiar en nosotros y ofrecernos la posibilidad de probar su material. Su KIT Anti pinchazos es bien fiable y os aseguro que de momento voy tranquilo en las competiciones.
  • Pegatin: Por confiar en nosotros y hacer que podamos lucir en nuestras bicis nuestros nombres como los profesionales.
Anuncios