20130428 II Circuito Guadalajara – Tendilla (Parte I)

Amanecía un día frío y nublado. Muy distinto a lo que llevábamos teniendo los últimos días: SOL y calorcito. Pero eso no iba a quitarnos las ganas de irnos al pueblo de Tendilla a disputar la tercera prueba del II Circuito de Guadalajara de MTB. A las 9 en punto llegamos al pueblo con un viento del carajo, tanto, que al abrir la puerta del coche para salir, casi me como la puerta porque se cierra sola del fuerte viento que hace (empezamos bien la mañana). Yo, poco previsor, no cogí ni abrigo ni nada, así que mientras esperaba en la recogida de dorsales, me estaba quedando como un polo. Allí nos encontramos con parte de los integrantes del club Peñas Gordas, de Villarejo de Salvanés: El Porras, Paco, El Litri, Garnacho y su inseparable esposa Sara. Yo, menos mal que me colé para coger el dorsal, porque si me quedo allí de pie 10 minutos más, me tienen que amputar los pies y las manos.

Nos ponemos en parrilla de salida y se escucha al de megafonía que vamos a salir un poco más tarde, porque hay un par de personas que han llegado tarde y se están preparando. Empiezan los pitidos y abucheos por parte de la gente y, no es para menos, ¡ya que estaba empezando a nevar! La leche. Esto sí que no me lo esperaba. Toda la gente tiritando encima de sus bicis y tenemos que esperar porque 2 personas han llegado tarde??? Pues que madruguen como hemos hecho todos, no??? Con un frío de mil demonios que teníamos en el cuerpo como para andar esperando…

Al poco, dan la salida y mientras yo empiezo a coger mi ritmo, para no variar la gente me pasa volando por todos lados. ¿Qué desarrollo llevan puesto? Si yo voy con todo metido a una buena cadencia, ¿cómo me adelantan así? Sólo veo que me adelanten Paco y Garnacho (éste por el logo del club Diablillos). El Porras, seguro que ya va en cabeza dándolo todo. Los primeros 5 km son todos en bajada, así que me viene bien para calentar e ir cogiendo mi posición. Los 2 primeros, por asfalto, así que sin problemas, los 3 siguientes continúan por campo hasta llegar a un punto donde hay una bajada un “poco” más empinada de 5 metros, donde la gente se baja de la bici o se cae; ¿se cae? Madre mía, si no saben bajar esto encima de la bici, mal lo llevan. Yo consigo esquivar a toda la gente y cuando me quiero dar cuenta, me pasa un cohete al lado ¡¡que casi me echa del camino!! Era Rakel!!

Me pongo detrás de ella y la chillo lo bien que va, mientras ella se sorprende de haberme cogido. Siempre ha habido clases, la mía es subiendo pero ella arrasa en llano y en bajada. Madre mía cómo me ha pasado! Me pongo delante de ella, para tirar un poco de ella y a la segunda curva, pincho la rueda trasera, :(. A tomar por culo la carrera. Tendré que ver si este fin de semana puedo montar el KIT Anti Pinchazos para MTB que nos han enviado los de X-SAUCE. Rakel sigue a por su oportunidad de subir a podio, mientras yo me dedico a cambiar la rueda. Con el frío que hace!!! Me adelantan todos y me quedo el último. Mira que tardo poco cambiando ruedas, pero en 2 minutos te adelanta hasta el apuntador. Me sorprende no ver a la moto o quad escoba, para controlar el final de pelotón.

Arranco de nuevo y el primero de la organización que me encuentro, me pregunta si soy el último. Le contesto que creo que sí, que detrás mía no he visto a nadie más que viniera. Voy solo y no veo a nadie delante mío. Desesperante. Primera subida del día y me tengo que parar a mitad para subirla andando porque no me respondían las piernas, estaba claro que no iba a ser mi día, y justo delante de uno de los que organizaban el recorrido, que estaba sentado en una piedra con su bici. Qué ridículo, :(. Arriba de la cuesta, veo al último que me había pasado, un señor mayor de avanzada edad. En fin. lucharé por adelantar por lo menos a éste.

Empiezo a coger ritmo y poco a poco voy adelantando a gente. Parece que mis piernas se van calentando y voy entrando en dinámica. Empiezo a auto darme ánimos de confianza, pensando que puedo entrar todavía entre los 200 primeros, mientras voy pensando en Rakel y la animo en mis pensamientos. Es una carrera que la beneficia mucho por como es el perfil, así que a ver si tiene más suerte que yo y tira bien. Empiezan a caerme copos de nieve, mientras sigo subiendo para ir cogiendo poco a poco a gente hasta llegar al kilómetro 10, más o menos, donde llego a un sendero de bajada. Me desespero.

Sé que la gente  no baja muy bien, pero vaya tela!!! Voy pidiendo paso cuando puedo, porque al ser un sendero y además técnico, está complicado el poder adelantar. Pero necesito quitarme cuanto antes a toda la gente que llevo por delante, porque son minutos muy valiosos para más adelante. Cada dos por tres con un pie en tierra porque frenan, se bajan de la bici o se caen. A duras penas, casi despeñándome, consigo quitarme a parte del grupo para lanzarme en plan kamikaze. En más de una ocasión creo ver la rueda trasera por la parte de abajo de la bici, me duelen las manos de sujetar la bici, de amortiguar los baches del terreno (mi amortiguación delantera dista mucho que desear) y de frenar de vez en cuando para no abrirme la cabeza. Llego al final de la pendiente sano y salvo y con calambres en las palmas de las manos.

Tiro con fuerza, aunque el maldito viento en contra me lo pone más difícil. Menos mal, que estoy acostumbrado de cuando bajo con la bici de carretera a Villarejo de Salvanés, que siempre me toca el viento en contra y más o menos sé cómo ir. Sigo adelantando a gente. Me voy poniendo mis mini retos, adelantar siempre a la primera persona que tenga delante. Cambio brusco de ritmo, ya que empiezo con una subida en el kilómetro 15. Ya llevo 10 corriendo yo solo y todavía no he visto a Rakel. Esto va bien, tiene que ir como una moto y después de la bajada que acabo de pasar, ya me la imagino pidiendo pista y adelantando a la gente por la zona más peligrosa y pedregosa de todas. Cómo se nota que tiene amortiguación trasera y delantera en condiciones.

Por si no fuera poco, mientras subo, empieza a nevar de nuevo. Cuánto más subo, más fuerte nieva, más viento hace y menos veo, porque las gafas se empiezan a empañar entre el vaho y las motas de nieve que se quedan pegadas en los cristales. Sigo adelantando a gente. Me sigue sorprendiendo cómo la gente se pica incluso montando en bici. Siempre me encuentro gente que en cuanto ves que le vas adelantar, acelera y se adelanta unos metros, pero que siempre acabo pillando en las subidas yendo a mi ritmo, porque ya van con las piernas quemadas por realizar esas arrancadas estúpidas y sin sentido. Menudas subidas! Había tramos en los que tenías que esforzarte al máximo para poder subir un tramo de 100 metros de nada. Por fin llego al avituallamiento (dícese de 3 personas con una chasca cantando repartiendo cosas a los participantes), el cual ni paro ni cojo nada porque tengo de todo y tengo que quitarme a más gente de delante y ganar el máximo tiempo que pueda.

Sigue nevando muy fuerte, ya tengo los guantes calados, las manos heladas, los pies congelados y sin sentido, pero continúo subiendo otros 5 kilómetros hasta que en el kilómetro 25, en el horizonte diviso a…Rakel!!! Según voy subiendo, dejándolo todo, me pongo a chillar como un poseso: ¡Vamos, que tu puedes! ¡Esas piernas! ¡Vamos, que ya estás arriba y no lo sabes! ¡Un poco más, más cadencia, más ritmo! ¡Vamos, que tu puedes!. Yo sabía que ella iba a saber que era yo, así que no hacía falta darla muchas más pistas. Al poco me pongo a su lado, la pregunto cómo va y me pongo a tirar de ella, tapándola del viento y de la nieve, que empezaba a ser molesta de narices. Así, durante otros casi 4 kilómetros más hasta que llegamos al kilómetro 29, cuando un par de participantes, nos dicen que vamos mal por donde vamos, que no hay señalizaciones. ¡Estábamos perdidos! Así que nos quedamos un grupo de unas 20 personas mirándonos, helados de frío, sin saber qué hacer.

Optamos por volver un poco sobre nuestros pasos, a ver si vemos alguna señalización, nada. ¿Qué hacemos? No pienso volver más para atrás, porque habría que bajar por donde acabamos de subir, y bajar para que realmente luego vayamos bien…No sé cómo, ni de quién sale la idea, pero optamos por dirigirnos dirección contraria de por donde estábamos yendo, mientras que seguía subiendo gente. ¿Y los que seguían subiendo por dónde iban a ir? ¿Qué iban ha hacer? ¿Y nosotros, hacia dónde nos dirigíamos? Joder, con lo bien que iba Rakel…Porque yo empecé mal el día, pero esto no prometía acabar muy bien, 😦

Continuará…

Anuncios

7 pensamientos en “20130428 II Circuito Guadalajara – Tendilla (Parte I)

  1. Vamos Nacho!!! Y ese mejunje que te regalo David ??? En casa esta bien , jajajaja.
    Vamos , continúa con la crónica que me tienes en ascuas !!!!

    Me gusta

    • Pues el mejunje en casa, por supuesto, 😦
      Es que con el KIT, no sólo me ha enviado la mitad de las cosas que necesito para poder convertir mis ruedas en tubeless, la otra mitad la tengo que comprar. Así que ahora tengo que ver dónde lo venden, para poder comprarlo y realizar a operación, porque falta me hace…

      La continuación…mañana!!!

      Me gusta

  2. Pingback: 20130428 II Circuito Guadalajara – Tendilla (Parte II) | La rosa eterna no marchita ni con agua de tu madre

  3. Pingback: 20130616 MadridXtrema (2ª Parte) | La rosa eterna no marchita ni con agua de tu madre

  4. Pingback: 20140427 Tendilla – III Circuito Provincial MTB de Guadalajara | La rosa eterna no marchita ni con agua de tu madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s