20110618 Cercedilla – Fuenfria – Fuente de la Reina – Cotos – Navacerrada – Cercedilla

Son las 7:30 de la mañana y el despertador suena de nuevo en este fin de semana lleno de actividades. Después de acostarnos tarde ayer, por la celebración del cumpleaños de mi hermana, nos ha costado ponernos en marcha, pero aún así, lo hemos conseguido. De hecho, en tiempo récord. En 30′ estábamos ya bajando al coche para colocar el soporte, guardar los trastos de la bici e ir a buscar a Jaime, uno de los nuevos fichajes para la nueva temporada.

Después de recoger a Jaime y hacer las presentaciones oportunas con Rakel, nos dirijimos a Villalba, donde nos espera Xavi, el otro al que hemos engañado para la nueva temporada. Cuando llegamos a Villalba y, después de hacer varios intentos fallidos de localizarle, para ver dónde estaba Xavi, nos esperábamos lo peor: Se había quedado dormido. Menos mal que al final apareció sonriente y con todo preparado para marcharnos. Aproximadamente a las 10, pusimos camino hacia el primer destino: La Fuenfría.

Los primeros kilómetros, se nos hacen asequibles, aún siendo en pendiente, es bastante tirada, con lo que mientras pedaleamos, vamos hablando para conocernos un poco más, ya que nunca antes habíamos tenido contacto entre nosotros. Así que toca momento detective privado. Este primer tramo nos viene muy bien para ir calentando piernas, ya que un poco más tarde íbamos a saber lo que es bueno. Subiendo, nos adelantaron un grupo de ciclistas, de los cuales, uno de ellos hacía ruido extraño. Jaime, nos comentó que era un motor eléctrico y, para no quedarse con la duda, se adelanta y le pregunta. Al rato vuelve con toda la información, jajaja. Es que el tipo iba con una bici de descensos, que pesan lo suyo (como la mía, más o menos y no llevo más motor que mis piernas)

Llegamos a la cima de La Fuenfría y ahí decidimos qué camino tomar, porque teníamos dos opciones. Al final optamos por la ruta que en principio Xavi había seleccionado para hoy. Así que tocaba descenso. Esto si es lo que me mola a mí. Así que el descenso lo hice ligerito, como siempre, por un terreno más o menos cómodo, con alguna que otra piedra suelta, pero muy divertido. Al llegar a la fuente de la Reina, giramos a la derecha para seguir bajando un poco más y meternos por la zona más bonita de la ruta. Ciclando rodeado de árboles y los sonidos de los pájaros nos dirijimos camino al siguiente puerto: Cotos.

Este tramo no tiene mucha explicación, más que simplemente maravillarse de lo bonito del paraje que nos rodeaba. Lo mejor, ver un pequeño vídeo para comprobarlo por vosotros mismos.
Entre árboles.
Entre árboles II

Al finalizar este tramo, nos encontramos con un pequeño repecho por carretera hasta girar a mano izquierda y empezar el ascenso a Cotos. Al comienzo de la subida, tuvimos que parar Rakel y yo, porque ésta se moría de hambre. Así que engulló un plátano y seguimos trecho. Al poco, había una bifurcación a la derecha, allí nos estaban esperando Xavi y Jaime, porque no nos veían, ya que no sabían que habíamos parado. Comimos el resto una barrita, menos Jaime, que de repente saca de su mochila de monte de 35 litros, un tupper con empanadillas, qué grande eres Jaime!!!! jajaj. Y se zampa 2 pedazo de empanadillas y medio bocata que llevaba. Madre mía, como para subir ahora el monte, 😦

La subida se hizo algo durilla, pero se subía, hasta llegar a un tramo donde el camino estaba embarrado y poco ciclable por las rocas que había, así, optamos por ir andando, hasta que descubrimos que en el lateral derecho había un pequeño camino, por donde se podía ir más o menos bien. Así fuimos hasta llegar al Alto de los Leones, donde nada más llegar, nos sentamos en el césped al lado de la fuente, nos comimos los respectivos bocatas y estuvimos un rato charlando. Unos 30′ más tarde, pusimos rumbo hacia la cima del Puerto de Navacerrada, donde ya, iniciaríamos descenso hacia Cercedilla.

Hicimos un llaneo de unos 6 km hasta la cima de Navacerrada y de ahí, descenso. El primer tramo muy chulo, camino rodeado de árboles, como el primero, con piñas y piedras sueltas que hacían más divertida la bajada, hasta llegar a un tramo donde tuvimos que ir andando unos metros, ya que el camino estaba muy roto y era imposible montar por ahí en bici. Después de este tamo, más bajada divertida, unas trialeras muy chulas, pasar por badenes llenos de agua, rocas sueltas, saltos con baches…La verdad es que sino tienes miedo a pegártela, se hace muy muy divertido bajar rapidito por aquí.

Video del descenso

Así llegamos al final del descenso, al embalse de Navalmedio. Nos esperaba un pequeño descenso y ya habíamos llegado. Yo, como siempre, me adelanté para poder ir haciendo el cabra con mi bici sin frenos. Esto lo hace más divertido si cabe. Hasta que casi al final del todo, reventé literalmente la rueda delantera. No se puede ir pegando botes por cada agujero que se vea, :(. Así que me tocó cambiar la cámara, continuar 5′ más y llegar al coche.

Conclusión de la ruta: Muy divertida. Hemos encontrado a dos futuros compañeros de viaje que encajan perfectamente con nuestras rutas. Esto promete, de verdad.
Gracias chicos. (Y chica)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s