20110521 El Infierno Cántabro (10000 El Soplao)

Son las 5:45 de la mañana, mis fines de semana, cada vez son más insoportables. No hay quien duerma, ya que siempre hay alguna novedad en vistas, pero siempre con gusto, porque lo hago porque quiero. Este fin de semana toca lo que llaman, El Infierno Cántabro. 165 kilómetros en un sólo día con un perfil de la leche. Desayunamos, nos pusimos las pilas, preparamos todo y camino a Cabezón de la Sal, ya que la casa la temíamos a 7 kilómetros de allí.

Según íbamos entrando en el pueblo se palpaba la emoción, el ambiente. Toda la gente preparando sus bikes, ajustando cambios, frenos, poniéndose cascos, guantes, gafas, llenando los bidones de cualquier cosa que les pudiera dar energías en mitad del camino, mujeres acompañando a sus hombres a la competición. Qué sufridoras también ellas, que sin quererlo ni beberlo se ven envueltas en los mismos horarios y el mismo estrés que nosotros.

Nos ponemos en la parrilla de salida 40′ antes de que empiece la carrera, a las 8 de la mañana, por pillar sitio, pero cuál es nuestra sorpresa que ya delante nuestra había unas 600 personas ya situadas. A qué hora se ha levantado la gente y desde qué hora llevan esperando en la parrilla? A las 7:55 el locutor empieza a poner nerviosa a la gente. Nos envuelve esa magia de El Soplao, el ambiente, la gente, los ciclistas pegándose por coger sitio preferente y…ahí suena, el himno de AC/DC. Se estiran los músculos, se sueltan miarads furtivas, traca de petardos y comienza El Soplao.

Nada más salir ya se te ponen los pelos de punta por ver la cantidad de espectadores que están ahí a las 8 de la mañana sólo para verlo. Olé por ellos también. Comenzamos muy bien, despacito, charlando. Lo primero que nos encontramos, después de unos kilómetros, es una subida, dirección a Rioturbio, que tenemos que hacer a pie, ya que debido a la cantidad de gente que hay, es imposible subirla montado, por mucho que te propongas. El público abarrota los laterales como si de la vuelta a España se tratara. La verdad es que es gratificante ver cómo la gente te arropa desde el primer momento de la carrera. A mí, personalmente, se me ponen los pelos de punta y me saca la sonrisa.

Seguimos hacia delante después de este tramo y cuando nos quisimos dar cuenta, ya habíamos pasado el Soplao. Qué fácil ha sido, no? Paramos para reponer bebida, comer un plátano y tirar millas, puesto que el día es muy largo, pero que muy largo. Para mí, venía lo divertido, cuesta abajo. Qué bien me lo paso, aunque las manos se te duerman de tanto bache, de tanta fuerza que tienes que hacer para sujetar el manillar de la bici, porque como tengas un descuido, vuelas por los aires y la leche que te metes es pequeña. Empezamos con la subida al Monte AA, que personalmente, tampoco me enteré muy bien de que ya lo habíamos subido. Y, como siempre digo, después de una subida, llega una bajada, así que a tirar millas. Aquí no me pillaba ni el tato. Entre lo que me gusta bajar, la velocidad, que soy un inconsciente y que el riesgo lo llevo por las venas, todavía no he visto de cerca lo que es la muerte, bajaba como si me persiguiera el diablo. Así, llegamos a Ruente, zona de avituallamiento del kilómetro 60, donde nos esperaba Rocío con una sonrisa de oreja a oreja. Ya eran las 12 pasadas de la mañana. Comimos un bocata de jamón serrano, yo dos, porque tenía mucha hambre, :), aquarius a espuertas, rodajas de naranja como unas 5 o 6, que cosa mas buena! No sé de dónde serían, pero entre lo dulces que estaban y lo bien que entraban, podía haberme comido un caja entera yo solo, por Dios! Intentamos hacer la comida rapidita, porque nos quedaba la parte más dura de toda la carrera. 2 subidas al Moral, por ambas caras y la Cruz de Fuentes.

Al poco de salir, un poco de llaneo para acostumbrar de nuevo a las piernas a la bicicleta y al poco, subidita al Moral. Aquí con mucha tranquilidad y cada un o a su ritmo, porque vaya tela. Once kilómetros de subida. El Sol apretaba que daba gusto. No sé si sudaba más por el calor o por el ejercicio que estaba haciendo, madre mía. El público estaba por los laterales de la montaña animando. Había un señor con un cencerro que si ese día no se quedaba afónico, no se quedaba en su vida. Qué manera de animar al personal. Lo increíble llegó cuando a mitad de subida del Moral, nos dicen que los primeros ya están de vuelta. Cómo??????? Pero si me falta todavía la mitad del Soplao!!! Madre mía, esta gente que desayuna por las mañanas? Esto sí que desmoraliza al personal, no las subidas que nos quedaban por delante.

Conseguimos coronar por primera vez el Moral y toca lo mío, descenso cañero. Cómo disfruto los descensos rápidos, con riesgo de barrancos y de meterse una leche. Ese subidón de adrenalina, esa tensión, el tener que ir concentrado hasta el último pelo de tu cuerpo, a mí me hace sentirme vivo. Al final del descenso, tuve que esperar a MIguel y Rakel, que no fueron capaces de seguir mi estela. Cruzamos una carretera y nos dirigimos hacia Bárcena Mayor, donde nos esperaba de nuevo Rocio, despues de un llaneo suave. Aquí, se iba a formar un pitoste de los buenos, ya que entre el lío de los coches y los ciclistas…

Aquí empezaba el ascenso hacia Cruz de Fuentes, 17 kilómetros de subida muy tendida, pero había que subirlo, porque vaya tela la que llevábamos ya a la espalda. Y pensar que había gente que ya había acabado? Miguel, que como siempre, a excepción de la subida del 20%, que le saqué ventaja, es el que mejor va subiendo, subió a su ritmo dejándonos atrás, muy atrás. Yo tenía las cervicales que ya no podía con ellas. No sabía como ponerme en la bici, me dolían tanto que me resultaba complicado hasta pedalear. De hecho, hubo tramos en los que subí andando del dolor que sentía. No podía. Rakel, en cambio, olé sus ovarios, aun con el dolor que decía que también sentía, no se bajaba de la bici ni aunque la pagaran. Esta chica si tiene capacidad de sufrimiento. Yo a tramos, me iba subiendo en la bici, cuando se me descargaban un poco las cervicales. Entre subida, dolor y sufrimiento, siempre hay tiempo de sacar una fotillo…:)

Así, llegamos a la cima, con los nubarrones descargando ya el agua sobre nuestras cabezas. Cogimos algo de aquarius para reponer bidones, más plátanos y a seguir. Tres kilómetros nos tocó subir para luego descender por un terreno, que madre mía. Del traqueteo de la baja, por la cantidad de rocas que había, se me cayó hasta el teléfono, y eso que lo tengo bien sujeto precisamente para que no me pasara esto. Al acabar la pendiente, Rakel me estaba esperando confundida, porque suelo ser yo quien, en las bajadas, espera a los demás. Me dolían tanto las palmas de la mano y las muñecas del descenso que ya no sabía como relajarlas. Una subida que no nos esperábamos y que nos mató, porque ya no sabíamos por donde íbamos. Es lo que tiene no conocerse de memoria el perfil. Pero después, llegó lo mío. Un gran, gran descenso. Al principio iba detrás de uno, pero que me iba frenando, y eso que iba lanzadito el hombre, pero para mí, despacio. Así que grité: “IZQUIERDA!”, le pasé y a tirar millas seguida de una Rakel que a cada ruta que pasa, se afianza más en los descensos. Esto era lo mío, curvas a derecha y a izquierda, cerradas de 180º, primero por pista, luego por asfalto, la velocidad es lo mío, está claro. Al llegar abajo del todo, al que había pasado, se me puso al lado y me felicitó por como tomaba las trazas en las curvas. Es la primera vez que me dicen algo bonito montando en bici, 🙂

Fijate como iba de emocionado, que llevaba ya decenas de kilómetros diciéndola a Rakel que yo abandonaba antes de la última subida al Moral, cuando al llegar justo a la base del Moral, la pregunto, en plan de coña, ¿Hay huevos para seguir?, su respuesta: “Si tu vas, yo voy”. Pues ala, ya llegados hasta este punto, qué mas da sufrir un poco más y por lo menos decir que he acabado esta GRAN carrera? Así que los dos montados en nuestras bikes, cogimos camino y tiramos hacia la cumbre del Moral. Eran las 19:40 de la tarde. Mientras subiamos, de vez en cuando iba preguntando a la gente cuanto quedaba para la cima, ya que habia consumido ya mis dos baterías de móvil y no sabía como calcular muy bien las distancias con el cansancio que tenía. Todo el mundo, en el transcurso de 5 kilómetros, decían que 2 kilómetros, como es posible que siempre quede la misma distancia? :(. Al final coronamos la cima a las 21:00. Allí, nos tomamos un refrigerio con unos de Protección Civil más majos que las pesetas. Con la tontería, estuvimos cerca de 15 o 20 minutos con ellos de cháchara.

Pequeño descenso y un ascenso ya conocido de pocos centenares de metros nos separaban ya de un descenso a todas luces anunciado. El descenso. Era el descenso final. Sólo quedaba este tramo y ya estábamos en meta. Me puse a seguir rueda a uno que trazaba muy bien las curvas y encima llevaba luz trasera, porque la mía la perdí en uno de esos descensos bacheados, a una velocidad más que considerable. Al final de la pendiente, Rakel me grita que pare. Raro, raro. Parar en un descenso? Si sólo faltan 5 kilómetros para la meta! Miro la rueda trasera de su bici y pinchada. No jodas!! A 5 kilómetros de la meta? Esto es mala suerte!! La toco y la digo, te la hincho y que dure hasta el final. Nos ponemos manos a la obra y seguimos camino hacia la meta. Un poco más de bajada y le resto todo llaneo. Me pongo delante para que siga mi estela y le cuesta menos pedalear, ya que el viento me lo como yo. Comos como los fórmula uno, siguiendo estela.

Aquí, Rakel me tiene que ir gritando que no le de tanta caña que me pierde. Yo, ya estoy emocionado, ya no siento dolor en ninguna parte de mi cuerpo. Sólo pienso en cruzar la meta. Decelero, porque además la quiero dejar pasar delante, como recompensa al pedazo de esfuerzo que acaba de hacer. Si no fuera por ella yo habría abandonado en el kilómetro 100 de la carrera. Entramos en Cabezón de la Sal, ya de noches, con las linternas puestas y la gente animando en los costados. Sólo nos quedan curvas para entrar por la línea de meta, y cuanto más te acercas más gritos oyes, más ánimos, más de punta se nos ponen los pelos. Dejo pasar a Rakel delante por la línea de meta y cruzamos la línea de meta. Por fin lo hemos conseguido. Nos dirigimos al punto de recogida de comida, ensalada de pasta y una cerveza, dejamos las bicis apoyadas en un contenedor de basura y nos damos un abrazo de felicitación. Prueba superada.

Conclusiones de la carrera:

  • El kilómetro 100, es mi punto de inflexión
  • Un 11 sobre 10 a la organización
  • Un 10 a Miguel, por su carrera. Está claro que la bici es lo suyo.
  • Un 10 a Rocío, por estar ahí, esperándonos en los puntos de avituallamiento para darnos ánimo.
  • Un 12 sobre 10 a Rakel, por estar siempre ahí, dándome ánimos en mis momentos de flaqueza

El año que viene, repetimos, seguro.

Hasta donde me llegó el GPS…

Anuncios

10 pensamientos en “20110521 El Infierno Cántabro (10000 El Soplao)

  1. que pasa campeon??? bueno , queria decir campeones!!!!
    la virgen, nacho, cuando te he visto en la foto vestido de largo casi me da algo, y que esa foto esta tirada sobre al mediodia, diosmíooooooo como tenias que llevar los huevecillossssss……je,eje,je,je,je,je,je,jee…..
    en fin, lo importante es que acabamos sanos y salvos y con una sonrisa de oreja a oreja…… aunque lo que pasamos allí, solamente lo sabemos los que estuvimos ese sabado en cabezon.
    Bueno, te paso la cronica que he mandado a mis colegas que me tienen envidia, porque sí, nacho, aunque suframos lo que no esta escrito, disfrutamos y somos la envidia de bastante gente:

    pues a las 5:30 en pie tomandonos un zumo de naranja, unas pastillas de glucosport y cargando las bicis al qasqai (y a esas horas, a las 6, que la gente venia de marcha y el cachondeo, que si vais al soplao, que me dejes la bici, dame una vuelta, en fin, ya empezamos a sufrir el infierno cantabro)

    llegamos a cabezon de la sal sobre las 6 y media y ahora a descargar las bicis y abrigarnos y guardar el carrillo de las bicis en el maletero, no sea que algun graciosillo nos haga picia.

    a las 7 como marcaba un reloj suizo en la zona de salida a unos 70 metros de los primeros, un cisco del copon de bicis pero despues de todo estabamos bastante bien colocados…..eso sí, si querias conocernos solamente tenias que ver a los que iban abrigados hasta las orejas con braga y con unos guates de invierno (sí, esos de toda la vida, unos azules de punto, ) ah!! y los unicos que no nos patrocinaba nadie, todos los ciclistas llevaban publicidad hasta en los calzoncillos.

    a las 8 de la mañana empieza el calvario con la musica de los ACDC a tope… y partimos. La salida se va haciendo muy escalonada la haber tanta gente por lo que no arriesgamos en coger posiciones, ni nada, ya habra tiempo de correr y cansarnos.

    empezamos a subir poquito a poco, a sudar el zumo y a sobrarnos toda la ropa que llevabamos de mas. Al estar los caminos secos, se arma una polvareda que parece que no vemos 3 en un burro y la chaqueta que era negra ya parece merengue. En la primera bajada por asfalto pronunciada, hago el amago de coger el bidon de aquarius para reponer fuerzas cuando me encuentro con una curva de 90 grados a la izquierda………..ostias, ostias, freno, derrapo con la rueda trasera,luego la delantera….y ufff, olisca a goma quemada y a dos pasos de un precipicio……..mal apaño beber bajando a mas de 50km/h con curvas.

    luego llegamos a una cuesta del copon, con un monton de cantos sueltos… todo el mundo pie al suelo y a empujar a la burra para arriba.

    despues, vienen sube-bajas como siempre pero sin mucha inclinacion ni kilometraje, hasta que llegamos un punto critico de la prueba (aun nos quedaban unos cuantos): el monte Aa: es un nombre raro, pero son 4 kilometros verticales, sí, sí de pared, combinando cemento rayado y camino, tenemos que poner corona pequeña…. no te bajas por vergüenza, porque hay mas gente animando que ciclistas, y eso que comenzamos 3900 y terminamos 3500. Un pena, nos deja tocados pero no muertos.

    ahora viene un avituallamiento y lo hacemos rapido (error, teniamos que haber comido y bebido mas….). Empezamos a ascender el primer gran puerto de primera (1000 m) del dia (12 kilometros) a las 11:30 de la mañana con unos 30 grados y ni una sombra…… me despego de iñaki y subo con otros dos chavales, vamos pasando a todo cristo, uno se descuelga, luego me descuelgo yo y antes de llegar al final consigo atraparlo y pasarlo. Subiendo tuve que abrirme una barrita y comermela como pude, no llevaba nada de gasolina, los brazos no me respondian (yo, es que tiro mucho de brazos cuando las piernas me flojean). Y por fin, despues de 1hora y 20 minutos consigo llegar la final, imaginate 1:20 h, dando pedales sin parar en cuesta para arriba y con gravillay con el lorenzo a tope. Al rato, cuando ya estoy medio recuperado consigo ver un fantasma encima de una bici, casco blanco, mallot blanco y la cara blanca………joder, si es iñaki a punto de entrar en shock. Se desprende de la bici y no hay tu tía, ha venido el hombre del mazo y lo ha enganchado, pero bien enganchado, no hay quien lo suelte, se empieza echar agua y nada, no responde,hasta que ya empieza a dar señales de vida. Poco a poco bajamos el puerto como podemos.

    llegamos a otro avituallamiento y con las fuerza mermadas, se nos pasa la cabeza por abandonar, pero bien se, que nunca he abandonado ninguna prueba atletica y el sabado tampoco iba a ser. Traigo un par de bocatas de jamon y dos coca-colas y pa adentro. Luego consigo convencer a iñaki para continuar, despues de mas de media hora sentados en el suelo.Pero no es tarea facil convencerle, sabe que el siguiente puerto que nos espera es el de 17 kilometros……

    ya llevamos 90 kilometros y empezamos a subir, mas despacio, pero que mas despacio que ninguno otro, menos mal que en este puerto hay sombra y empieza a lloviznar, por lo que la subida se hace mas amena. Una vez arriba, ya son 1300 m de puerto, otra vez para abajo y vuelta a subir , y luego vuelta a bajar……. hasta que empezamos otro puertecillo que no era muhco en principio, solo 2 kilometros, pero que despues de lo que llevamos parece 20 kilometros.

    y ahora para abajo otra vez a mas de 50 km/h, saltamos un bache, y pufff…reventon de iñaki…. cambiamos la rueda como podemos y la bomba no funciona, hacemos parar a gente y la gente tampoco puede ayudarnos, hasta que un chico consigue darle aire………volvemos a bajar, y coño al kilometro otro reventon y tambin iñaki……….los mismos problemas que antes…. total 30 minutos para arreglar dos pinchazos de mierda.

    ya bajamos a la carretera y mi bici no iba bien el cambio……..a un taller de mantenimieto donde consiguen arreglarme el desviador del cambio, se me movia………..y ya nos quedaban 10 kilometros de dura subida….empieza a subir iñaki mientras me quedo yo arreglando la bici, luego ya consigo cogerlo y para arriba, no hay que mirar abajo,,,,,, adelantar, adelantar y adelantar a gente. Ya hay muchos ciclistas con la bici en la mano y pie en el suelo, no pueden ni con el rabo (de nuevo creemos que estamos en el infierno, solo nos falta ver al demonio)………..y una vez subido el ultimo puerto, me abrigo y los ulitmos 25 kilometros de bajada y llano……………llegamos al pueblo de cabezon de la sal, y parece que entramos en una etapa del tour de francia, gente, gente y mas gente animando y al final llegamos con un crono de 11:30 h……… y en posicion 1200 y pico, el tiempo y la posicion es lo de menos en una prueba de este calado….abrazo y casi lagrimillas entre dos compañeros de guerra, que coño, es que parece que venimos del vietnam…

    conclusion: no volver nunca mas al infierno cantabro en bici (hay una prueba de 45 kilometros corriendo que ya la tengo en la cabeza)…………………pero vamos, felices y contentos de habernos superado una vez mas y a ver dejado al hombre del mazo en la cuneta y la pájara en el monte………y al mismisimo diablo en su infierno.

    nos vemos en nuevas hazañas atleticas

    Me gusta

    • Pero killo!!como puedes desayunar solamente eso!!!no me extraña que a Iñaki le diera una pájara que casi se muere!!jajajaja si es que no me le alimentas bien.
      Te lié la manta a la cabeza con el soplao y espero que fuera una hazaña aunque sufrida pero por lo menos que terminaras con la sensación de ser un campeón por hacer lo que hiciste

      Me gusta

  2. Joder Pedro!!!
    Como mola tambien tu cronica!! jajaja
    Pobre Iñaki, para una vez que le sacas de casa y donde le metes…jajaja

    La verdad es que alucino con vosotros dos, se supone que nosotros somos los freaks de la bici y despues de leer que tuvisteis dos reventones y tu que tener que parar a arreglar el desviador de los cambios, con todo el tiempo que perdisteis, y solo hicisteis 11:30’…PUFF!!! Si no os hubiera pasado eso quiere decir que lo hubierais hecho en 10h??? Madre mia!!! Y yo tardando 14h!!!
    Creo que he sido yo el que me he equivocado de deporte o tu mas bien, no se como seras en Maraton, pero en bici, si sigues asi, eres un maquina!! El proximo año (que por mucho que digas, volveras), te veo compitiendo para los primeros puestos de carrera.
    Yo ya me estoy preparando para ello…:)

    A ver si cambiamos un dia papeles y yo corro una maraton, para sufrir un poco en tu deporte, aunque me tendras que decir como se hace eso, que yo tantas horas corriendo nos e si aguanto por la espalda…:(

    Conclusion: ENHORABUENA!!!!

    Me gusta

  3. El soplao..todo un infierno. Aunque para algunos lo fue más que para otros.

    Ahora ya recuperados nos queda:
    -El recuerdo de las subidas interminables
    -El calor abrasador que agotaba la paciencia en las cuestas
    -La gente animándote como si fueras Alberto Contador. Hay que decir que gracias al apoyo y la energía de la gente subías cualquier cuesta, hasta las del 20% la subías si o si, y gracias a todos aquellos que en los momentos de dura subida te empujaban para seguir dando pedaladas, esos empujoncitos ¡¡que bien venían!!En estos momentos no podía evitar la sonrisa de agradecimiento y de motivación.
    -¡¡Las naranjas!!que ricas, que bien sentaban. La dieta a base de plátanos y acuarius. Nada de geles, ni de glucosport, ni barritas energéticas, más que nada porque a Nacho se le olvidó en la casa, jajaja, pero tengo que decir, que por mi parte no me hizo falta, ni lo eché en falta.
    -Los compañeros de bici que me iba encontrando por el camino. Que alegría da, encontrarte con ellos entre casi 4.000 personas y hacer ese intercambio de ánimos para llegar a meta.
    -Nacho, con su continuada preocupación por perderme y dejarme atrás, de saber en todo momento como estaba y de si mis dolencias aparecían en algún momento después de tantas horas subidos en la bici.
    -Un fin de semana con amigos, que no me olvido de Rocío, que ahí estaba esperándonos para animarnos en los avituallamientos y hacernos unas fotillos.
    -La entrada a meta, emocionante, impresionante.
    – Al día siguiente…roto, agotado, sin fuerzas en las manos de agarrar con fuerza la bici en las bajadas y de apretar el freno, las piernas doloridas pero con la alegría de haber llegado a meta.

    Una prueba muy dura, muy sufrida, donde tienes que tener paciencia y motivación para que tu cabeza no te juegue una mala pasada y te rindas ante la base del Moral.

    Ahora sabemos que es el “Infierno Cántabro”, ahora a prepararse para el infierno del 2012

    Solo me queda dar las gracias a Nacho por estar ahí hasta el último momento y por lanzarse hace 5 meses a compartir esta “locura de ruta” 🙂

    Me gusta

    • 1 – La verdad es que no te quejaras de los ánimos que te daban a ti especialmente, que aprecía que cuando pasabas la gente se volvía loca, como si estuviera poseída por un demonio de los gritos que pegaban. En cuanto a los empujones…Sin comentarios (Empujon = Tocamiento de culo)
      2 – Si que se me olvidaron las cosas energeticas, pero para que veas que sin “drogas” tambien se pueden conseguir las cosas, 🙂
      3 – Lo tuyo era increible, como entre 4000 personas te va conociendo tanta gente? Sobre todo de espaldas!! Mucha gente conoce muy bien tu culo, es preocupante esto, eh???
      4 – Yo me preocupaba por tus dolencias hasta el km 100, mas o menos, pero a partir de ahi fue al reves, 😦
      5 – Ya sabes que a mi los retos, me encantan. Planteame otro que alli me apunto, 🙂

      Me gusta

  4. Pingback: 20120512 III MTB Virgen de Rus | La rosa eterna no marchita ni con agua de tu madre

  5. Pingback: 20120519 El Infierno Cántabro (10000 El Soplao) « La rosa eterna no marchita ni con agua de tu madre

  6. Pingback: 20140518 Sisante – VII Circuito MTB de Cuenca | La rosa eterna no marchita ni con agua de tu madre

  7. Pingback: 20120519 El Infierno Cántabro (10000 El Soplao) | CDE LRE NO MARCHITA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s