20110508 San Isidro Tielmes

Después de un día algo tranquilo el día de ayer, hoy toca de nuevo madrugar. Parece mentira, pero los fines de semana, casi me levanto antes que los dias de diario para ir a trabajar, :(. A las 7:15 en pie, para ponernos en marcha, preparar las cosas, desayunar…Yo me tomo un par de porras y unos churros del día anterior, VIVA LA GRASA!!, y Rakel se toma unas galletas.

Llegamos a Tielmes a eso de las 9:10, vamos bien de tiempo, nos quedan 20′ para que empiece la marcha, así que, mientras Rakel habla con todo el mundo, es más famosa que Espinete en la época de Barrio Sésamo, yo voy bajando las bicis del coche. Nos avisan que vamos con retraso, así que hasta las 10 no empezamos.

Arrancamos la marcha al lado del padre de Rakel, pero nada más empezar ya nos escapamos debido a una pendiente que hay. Se palpa el buen ambiente que hay, el buen rollo, comentarios jocosos de la gente, risas de fondo…No es una competición y, eso, de vez en cuando, se agradece por quitar la tensión de la misma.

Subiendo la pendiente, uno me tira literalmente, pierde el equilibrio al no saber cambiar las marchas, se atasca y como una torre cuando la dinamitan y en cámara lenta, se me echa encima no dándome tiempo ni a reaccionar, así que al suelo que me voy. Con lo bien que iba subiendo que ni he cambiado el plato si quiera…:(

La ruta va a ser divertida y me voy a encontrar genial, lo noto. Es de esos días que parece que tienes todas las fuerzas contigo y si tuviera que correr quedaría en una buena posición, dando guerra. No me duelen las piernas, no se me cargan, no tengo agujetas, estoy genial!!! En cambio, Rakel se queja de que las tiene algo cargadas. Vamos siempre al revés, jajaja. Cuando ella está fuerte yo estoy débil y viceversa, :(. Poco a poco.

La ruta mola, pasamos por caminos de tierra con vistas sobre Tielmes, tiene subidas, bajadas, llaneos…Aunque no hagamos la que estaba prevista, debido a las lluvias del día anterior, diluvió toda la mañana, la improvisación por parte del equipo MTB Tielmes lo clavan. La verdad es que la gente ni se entera. Lo único malo que tiene la ruta, son las pequeñas zonas de barro, que hacen que, por un lado, nos haga más difícil el avanzar, y por el otro, que te pones de barro hasta las orejas. Hay veces que parece que más que llevar ruedas de bici llevamos de tractor, de lo grandes que son por el baro apelmazado al rodar.

Hace un día espléndido y eso ayuda al rodar y al terreno. El Sol pega, menos mal que nos hemos echado crema antes de salir, sino nos achicharramos vivos a lo largo de la ruta. Hay trozos de camino que están genial para poder rodar rápido y, mientras que la gente nos pasa en descenso, me recordaba a la 24Doce, nosotros les pasamos en subida y en llano. En los llaneos Rakel sigue mis pasos adelantando a la gente, que asfixiados, nos mira como pasamos sin inmutarnos. Las subidas, bueno, es que yo hoy estoy tremendo, porque mientras la gente está con el plato pequeño, haciendo molinillos, yo estoy con mi plato 2 dándole caña a mis piernas. Cömo me aguantaban las jodías. Ya podían estar así siempre, porque me he encontrado genial. Ya sé lo que siente Miguel, cuando él sube y pasa a la gente como si nada. La gente se queda mirando con una mezcla de envidid, odio y desesperación, que, aunque me de pena decirlo, me sabe a gloria y me da más fuerzas si cabe para seguir esforzándome y reventarles en las subidas.

Después de un descenso divertido, llegamos a la zona de avituallamiento. Agua, sandía, barritas energéticas para recuperar fuerzas, charlas, risas, fotos…Un descanso merecido después de un buen rato pedaleando y sudando, porque no veas como pega el Sol.

Estamos en las puertas de Tielmes, pero todavía no hemos terminado, aunque dan la opción de quien no quiera hacer más, se puede quedar. Todos seguimos el camino. Que vaya camino!! Nos espera el peor tramo de toda la marcha, una pared de un 17%, que me hace descender mi plato al pequeño y subir a molinillo, porque sino no hay manera de pasarlo. Aún así, yendo a molinillo, adelanto a la gente, que con falta de fuerzas, le cuesta un trabajo inhumano subir la pendiente. Jo, qué bien me he encontrado durante toda la ruta, incluso en subidas que no es mi fuerte. Arriba, espero a Rakel, que, como yo, ha tenido que poner una vez el pie, porque casi se cae debido a las grandes roderas que hay en el camino.

Un descenso, otro asenso y otro descenso, en el que, sino llega a ser por mi equilibrio, me abro la cabeza, porque mi bici, en cuanto llueve o coge barro, no frena, es lo malo de llevar zapatas y, claro, bajando por caminos de tierra con curvas, a veces, de 90º, piedras sueltas, roderas y bajando a 40 km/h…Un día de estos me voy a dar una leche que voy a flipar, sino, al tiempo. Hacemos una última subida y salimos a un camino asfaltado donde Rakel y yo le damos un poco de caña al tema, por relajar piernas. Pasamos a los incombustibles “Espartanos”, que se apuntan a un bombardeo, y ganaron en la 24Doce la carrera de 24h mixta. Así llegamos a final de etapa, donde nos esperaban unas cervezas y unos cahi perris.

Gracias al MTB Tielmes por esta marcha, sobre todo a David, quien aparece en la imagen, que nos avisó de la marcha en la marcha de Los Peirones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s