20110422 Perlora – Serantes

Por no repetir lo dle dia anterior, nos pusimos las pilas y a las 9 de la mañana ya estábamos en marcha. Nos esperaba un día muy largo. ya que ayer hicimos menos kilómetros de los que nos correspondían y había que hacerlos hoy. Nada más empezar, tuvimos que desandar el último tramo que hicimos como desvío para poder llegar al camping, lo único que cogimos otro desvío por no ver el mismo paisaje. Así, cogimos una carretera de 4ª categoría, que nos hizo pasar enfrente de una panadería de pueblo, con la consecuente parada para comprar el pan, porque, como no vas a comprar pan cuando el olor del mismo hace que se te haga la boca agua???

Mal día este, ya que nos ha tocado lluvias. Que ya era hora también, no? Mucha suerte habíamos tenido en estos 5 primeros días. Menos mal que tampoco era una lluvia de esas torrenciales, porque sino no hubiera quien lloviera…Aún así, teníamos que hacer la etapa, así que tiramos hacia delante hasta llegar a un bar de carretera, donde paramos a almorzar y a calentarnos un poco. Rakel se ha tomado un poleo, porque como no puede tomar leche y no tenían otra cosa, pero yo me he tomado un vaso de leche que me ha sabido a gloria. No se si era la leche o por entrar en calor, pero que buena que estaba!!! Acompañamos todo esto con un plátano y unos cacahuetes. Después de conversar con un lugareño, proseguimos camino.

http://www.youtube.com/watch?v=VMY3k6UWoI4

Los paisajes aquí son de escándalo. Qué bonito!! Bien merece la pena pegarnos la paliza que nos estamos dando sólo por verlos. Lástima que haga mal tiempo y que vayamos con la hora pegada al culo, sino era para pararse durante horas y dejarte envolver por el verde asturiano. Estábamos llegando a Avilés, cuando encuentro el pueblo de Rakel, PIBON, jajaja, que risa me dio cuando se lo digo y ella no se pispaba de que era, hasta que leyó el título del pueblo, jajaja

Estábamos entrando en zona de fábricas y todo se hacía raro. Pasar de un verde inmaculado, que parece incluso que te va a hacer daño a los ojos. Había una mezcla de fábricas y verde que se hacía difícil entender. Es increíble como lo bonito de Asturias, del verde que tiene, de la naturaleza que lo hace tan GRANDE, envuelve a lo feo de las fábricas, de la industria, de la polución…Casi saliendo de Avilés, vemos el primer cartel de A Coruña. A mí, me ha dado un vuelco el corazón. Es difícil explicar. Sólo decir que de la emoción que me ha embargado, ha hecho que las lágrimas rocen el borde de mis ojos, inmediatamente se ha forjado una sonrisa en mi cara, los dolores que tenía han desaparecido por un instante de tiempo, no sé si ha sido por las ganas que tenía de llegar o por lo que dicen que te ocurre cuando haces el camino. Me he acordado de mi padre, que bien me dijo antes de partir a esta aventura, que a ver si venía convertido. Y no se refería por volverme cristiano, sino más allá de las palabras. Hoy, aún cuando escribo estas palabras y recuerdo el punto exacto de ese cartel, que tengo grabado en mi memoria como si fuera ayer, me embargan las mismas sensaciones, se me encoge el corazón y se me complica el poder respirar. Qué sensaciones más alucinantes!!!

Hemos empezado a tirar millas, pero siempre mirando el reloj porque íbamos mal de tiempo. Teníamos que llegar a Serantes, siguiente camping y parada, antes de las 20 y eran casi las 12. Nos faltaban todavía unos 70 km. Así que ya nos podíamos dar un poco de brillo. Íbamos siguiendo la N-632, pero en un momento del camino ha desaparecido teniendo que continuar por la N-632a, que iba por unos caminos muy bonitos pero de muchas curvas, tardando más de lo normal. Hemos parado en un pueblo a comer, Ballesta. Aunque la idea inicial era parar en Cadadeveo, pero antes de desfallecer y, como no veíamos el momento de llegar, hemos parado unos kilómetros antes. Y menos mal. Nos hemos pedido una cervecita, mientras los camareros, bien majos, nos han puesto unas tapitas de chorizo con pan que nos hemos comido de muy buena gana, mientras nos preparábamos los bocatas. Hoy tocaba de atún. De postre un poleo y un té para entrar en calor, porque la caña no ayudaba mucho en esta labor y la lluvia que nos esperaba fuera tampoco.

No hay nada mejor que después de comer ponerse a pedalear. La leche. Vaya embolaos en los que me meto yo sólo. En fin. Menos mal que paramos en Ballesta a comer, porque lo que tocaba a continuación, camino a Cadaveo, iba a ser cansado.Todo el camino ha sido un constante subi baja. Las bajadas muy bien, porque nos sentaban muy bien, pero las subidas…puff!!! Debe ser que nos pesa la tripa de la comida, que no éramos capaces de subir de tirón. Por fin llegamos a Cadaveo, después de 9 kilómetros. 15 kilómetros después de pasar por Cadaveo, hemos llegado a Luarca, donce el camino ha sido mas bien agradable con un último tramo de bajada, a excepción de la salida del pueblo, donde ha finalizado en cuesta.

Cuando estábamos llegando al final de la pendiente, oigo como alguien vocea mi nombre. Al principio ni caso, porque quién me va a conocer en Luarca? Vale que ya he estado aquí antes, pero no hice amigos, porque iba de vacaciones. Cuando veía que me seguían llamando, levanto la cabeza y veo a alguien en el borde de la carretera con el coche parado moviendo los brazos y chillando mi nombre. Cuanto más me voy acercando a él, me doy cuenta que le conozco. OSTIA LECHE!!! Pero si es Pablo, el encargado de la tienda donde compro todos los accesorios de mi bici. Paramos para saludarle. Resulta que él me dijo que era de aquí (yo ya no me acordaba). Que le podíamos haber avisado y nos hubiera invitado a comer o hubiéramos quedado para tomar algo. Teníamos Rakel y yo un cuerpo como para quedar, jajaja. Se va, ya que iba acompañado en el coche de la familia y nosotros continuamos camino.

Para Navia faltaban 16 km y eran las 17:30 de la tarde, asi que no íbamos tan mal de tiempos. Con un poco de suerte, llegábamos al camping antes de las 21 de la noche y todo. La lluvia ha sido constante a lo largo del día de hoy, pero aún así, hemos conseguido nuestro objetivo, llegar sanos y salvos al camping, que, por cierto, nada más entrar olía a caca de vaca. No sé si era porque habían echado ya el abono o qué, pero vaya presentación. Menos mal, que como siempre que hemos dormido en los campings, la madre de Rakel, nos tenía preparada una cena espectacular y bien buena. Esta noche tocaba, fajitas de arroz.

Anuncios

4 pensamientos en “20110422 Perlora – Serantes

    • Pues si que es bonito, si. Yo ya he estado unas 4 veces por ahí. Aunque de Asturias, soy más de los típicos pueblos costeros de 10 habitantes con calas perdidas. Esos sí que son bonitos. Aunque con la A8 van a desaparecer…:(

      Me gusta

  1. Si en la ruta anterior pasé frío, la de este día….me castañeaban hasta los dientes!!!
    Madre mía que carreterillas nos encontramos. Subidas y bajadas llenas de curvas, se repetían una y otra vez, eso era como el día de la marmota!!jajaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s