20110421 Ribadesella – Perlora

Como se notaba que estábamos cansados del día anterior. Aún levantándonos a la misma hora de siempre, salimos a las 10 de la mañana. Después de los considerables avisos por parte de la madre de Rakel que íbamos muy tarde y que al final lo mejor era coger el coche y no coger la bici (como siempre, incansable en sus intentos de que Rakel no cogiera la bici conmigo a solas, :P)

Nada más salir del camping de Ribadesella, nos encontramos con la baja de 2 kilómetros que el día anterior nos parecía un infierno y que hoy nos parecía una bendición. Pero poco iba a durar la alegría, ya que pronto nos encontramos con una subida, para no variar. Estuvimos durante 2 kilómetros de llano, hasta llegar a una zona de 9 kilómetros de subida. Durante todo el camino vimos Iglesias de todo tipo y colores. Seguidamente tuvimos 6 kilómetros de bajada, nuestra mayor recompensa después de una subida, y otro más en llano hasta llegar a Colunga. Un pueblo con una Iglesia bien bonita donde compramos nuestro correspondiente pan para la comida y nuestro correspondiente almuerzo: 2 napolitanas de chocolate.

Nada más terminar de almorzar y, camino a Villaviciosa, vimos unos panes, que vendian en un mercadillo, que debian de pesar unos 5kg de lo grandes que eran. A punto estuvimos de llevarnos uno, sino fuera porque no teníamos hueco en las alforjas y por el peso del mismo…Además, a los padres de Rakel les hubiera gustado un montón, porque era el pan típico de los pueblos de toda la vida, de esos para hacer unas migas de chuparse los dedos. Jo, se me está haciendo la boca agua…:(

http://www.youtube.com/watch?v=mFwmq_fo3-E

Para poder salir del pueblo, dimos más vueltas que una peonza, ya que no estaba anunciado por ningún lado por donde seguir, así que hicimos el mismo recorrido, unas 4 veces, hasta que por fin preguntamos a una policía, que nos indicó amablemente la dirección apropiada. Para poder llegar a Villaviciosa, nuestra siguiente parada (nos íbamos marcando paradas de unos 15 a 20 kilómetros), tuvimos que hacer otros 6 kilómetros de subida, no muy dura pero si constante, que fue con otros tantos de bajada. Menos mal que los de bajada nos salvaban un poco el culo, y nunca mejor dicho, ya que lo teníamos dolorido, dolorido.

Como íbamos bien de tiempo, continuamos camino hacia Gijón, donde pararíamos a comer. Antes de llegar encontramos un pueblo que nos subió el ánimo, La Esperanza, jajaja. Entramos en Gijón con una fuerte bajada. Como íbamos bien de tiempo para llegar a final de etapa, ésta iba a ser algo menos dura que la anterior, paramos en frente de la plaza de toros, donde nos tomamos varias cervezas. Para empezar la chica que nos atendíó bien maja que era y, encima, nos deleitó con una tapa, de aceitunas, eso sí, pero por lo menos se dignó. Como empezaba a refrescar y nosotros andábamos sudados del camino, nos metimos dentro del bar, donde pedimos otra cerveza y sacamos nuestra comida. Esta vez, bocata de calamares en salsa americana. Como sería la cosa de como nos estábamos poniendo y la cara de muertos de hambre que teníamos, que la chica nos sacó un plato con salchichas calientes con bacon y hasta servilletas nos puso y todo, ya que hasta las latas rebañamos del hambre que teníamos!! Madre mía, como nos pusimos con la salsa, lástima que no hubiera más. Hacía años que no comía calamares de este tipo, desde que mi padre compraba en el Alcampo latas de esas de 500 gr para toda la familia, es lo que tiene ser familia numerosa, para sacarla los domingos como cosa especial. Cómo me gustaba rebañar la salsa de los calamares en su tinta y de salsa americana!!!

Bueno, continuamos camino hacia Perlora, siguiente destino y final de etapa, sin ningún tipo de incidente. Una vez entramos en Perlora, había dos campings, uno hacia Perlora y otro sin nombre. Nos dirigimos hacia el de Perlora, que es donde habíamos quedado con los padres de Rakel. Para llegar pasamos por la ciudad fantasma de Perlora. Es la típica urbanización mega pija que hubiera estado genial para vivir sino fuera porque estaba desierta, las casas medio destruidas, abandonada…Nosotros seguimos hacia delante para llegar al camping. Como siempre, estaba al final del pueblo y en subida. Esto empezaba a ser una constante, :(. Cuando llegamos y después de varios intentos de encontrar el coche del padre de Rakel, les llamamos para confirmar que ese era nuestro camping. Resulta que no era. Ley de Murphy. Vuelta hacia la entrada del pueblo para ir justo, al otro camping, que qué casualidad, estaba a tan sólo 1 minuto de la entrada del pueblo, :(. Cómo es posible que tengamos tan mala suerte??

Según llegamos al camping de perlora, al de verdad, donde se encontraban los padres de Rakel, nos tumbamos en el césped a descanar durante un rato, de lo cansados que estábamos. Una vez recuperadas las pocas fuerzas que nos quedaban ese día, nos dispusimos a realizar nuestras tareas diarias nocturnas: ducha, masaje, cena, relax…

Anuncios

2 pensamientos en “20110421 Ribadesella – Perlora

  1. Vaya dinámica que cogimos en comprar napolitanas para desayunar y lo que se terciara, jajaja. Lo peor era que nos comíamos eso y el propio desayuno!!:D
    Al parar a comer…qué frío!!!!eso era lo malo, parar y quedarte helado….quién se sube a la bici??no había escapatoria!!!a seguir pedaleando para entrar en calor de nuevo, pero más que calor…, llevaba fuego en mis piernas!!!me abrasaban los músculos durante los primeros minutos, cómo puede doler tanto eso?!
    A pesar de todo ello, el final como todos los días era…tirarnos al suelo agotados y echando unas risas 🙂

    Me gusta

  2. Y bien buenas que estaban las jodias napoliatanas, me refiero a las de chocolate, no las de la ciudad, jajaja
    La verdad es que las paradas nos venian muy bien, pero tambien es verdad que nos mataban por completo, porque el cambio de estar calientes al frio y viceversa, hacia de nuestros musculos meros titeres de hilo los cuales parecia que se iban a romper en nada.

    Suerte que tuvimos que no salimos con ninguna lesion en todos esos dias.

    La verdad, es que sino fuera por los momentos de risas, no habria quien soberllevase el viaje…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s