20110417 Deba – Bilbao

Son las 7 de la mañana y vuelve a sonar el despertador. Para el desayuno, como nos hemos llevado leche de avena en polvo, necesitamos agua caliente y, como no hay ni microondas, tenemos que coger el agua caliente de la ducha, porque en los grifos tampoco hay, :(. Hablamos con El Sevilla y nos dice que pretende llegar a Bilbao, aunque no lo ve claro, porque le duele la espalda. Como haga como ayer, que va por carretera, seguro que llega e incluso antes que nosotros. Arrancamos a las 8:45.

Subimos una pendiente del carajo donde compaginamos tramos de subida andando con tramos subidos en la bicicleta. Vamos lentísimos. Sólo dos detalles:
1 – En 3 horas sólo hemos avanzado 8 km. Una ruina.
2 – Los peregrinos de a pie, nos adelantaban, 😦

Por fin encontramos una bajada empinada, de las que molan, porque es cuando eres capaz de alcanzar más de 50 km/h. Tanto Miguel como yo, íbamos tan emocionados, que, de repente, al encontrarnos con una subida, Miguel se ha caído por meter la rueda delantera entre dos piedras y yo me la he metido porque al cambiar tan rápido de plato y piñón, se me ha salido la cadena y, como los automáticos de los pedales funcionan como el culo, no he podido sacar el pie a tiempo. Rakel, mientras, riéndose detrás nuestra.

Después de un descenso alocado por terrenos más bien peligrosos, por el mal estado en el que estaban, nos encontramos con una subida por asfalto, entre árboles impresionante, tanto el paisaje como la subida. Tal era así, que el escalador por excelencia, Miguel, le da un bajón y es incapaz de subirla. Rakel intenta seguir mi estela, pero yo, no sé qué me pasa hoy, subo a un ritmo más bien despacio, pero con una constancia y un tesón que hacen que sea el único que pueda subir toda la pendiente sin bajarme de la bici. He de reconocer que Miguel me preocupa, su mundo son las subidas y que diga que no puede me hace vaticinar que podemos tener problemas. Se ha tomado algo de glucosa, pastillas cada 30′, a ver si tenemos suerte y le levanta el ánimo.

Antes de llegar arriba del todo, Miguel consigue dar unas pedaladas y terminar la subida montado. Eso promete, aunque su cara dice lo contrario. En una curva cerrada arriba del todo, pregunto por intentar ir por carretera un tramo, a ver si Miguel se mejora un poco y podemos proseguir camino. El hombre, tartamudo y desdentado, me indica por una pista dirección Markina. Hacemos un descenso vertiginoso de 5 km y llaneamos un tramo de 7 km más para poder llegar a Markina.

Decidimos seguir por carretera por avanzar algo más rápido, porque el cansancio acumulado del dia anterior hace mella y despues del bajonazo de Miguel, es mejor no tentar a la suerte. Su estado en la pendiente tan dura, nos ha preocupado y preferimos que mañana esté bien, a pasar dos días más malos.

A las 16:45 llegamos a Bilbao. Tardamos 1 hora en cruzarlo. Mira que yo había estado un par de veces antes, pero no lo recordaba tan grande. El tiempo que tardamos hasta que llegamos al albergue, se nos hizo eternos. Encima, cuando llegamos, nos dicen que está cerrado, :|. Joder, después de subir una pedazo de pendiente…Menos mal, que un poco más abajo había otro, aunque mucho más caro.
Pero pedazo de albergue!!!
La verdad es que más bien era un hotel con instalaciones de lujo. Si tenían hasta WIFI, vídeo cámaras y guarda de seguridad!!! Por un total de 15 euros por cabeza, nos incluía la noche y el desayuno.

Despues de intentar los padres de Rakel llegar al albergue para irnos con ellos a cenar, les hicimos desistir, y que estaban dando muchas vueltas y no era plan. Así que nos bajamos a cenar a un bar. La primera cerveza nos la tomamos en un bar de mierda donde la camarera era más seca que un higo de hace 3 años. Pero la segunda taberna, la pareja era muy maja y nos dieron de cenar muy bien.

Cenamos:
1 – Chorizo a la sidra
2 – Chopitos
3 – Patatas bravas, que más que Bravas debían de llamarse infernales, porque picaban lo que no está escrito
4 – Morcilla
5 – Botella de vino blanco.

A las 22:30 estábamos acostándonos porque estábamos rotos.

A lo largo del día hemos sufrido unas cuantas caídas:

Rakel: 3 veces
Miguel: 3 veces
Nacho: 3 veces

Anuncios

4 pensamientos en “20110417 Deba – Bilbao

  1. El Sevilla, madre mía!!pensaba que era coña pero….ahí estaba el tío!!!impresionante!!jajaja.
    En esta etapa sufrimos bastante por lo menos Miguel y yo. Miguel por el bajón y yo porque estaba hasta el moño de caerme y de recibir golpes con la propia bici. La primera parte del día fue un poco desesperación por lo lentos que íbamos tras encontrarnos tales pendientes tan escabrosas, tanto de subida como de bajada.
    Nacho me sorprendió, a pesar del cansancio del día anterior estaba fuerte y no había subida que se le resistiera. Solo espero que ese día no fuéramos un peso pesado para él :p.
    Que etapa tan espectacularmente dura. Yo por lo menos, tenía que subir esos muros zigzagueando porque sino no había manera.
    Que respiro nos dio saber, que para llegar al pueblo de Markina, prácticamente era todo cuesta abajo.
    Pero ahí no acaba la cosa!!!aún no sabíamos lo que nos esperaba!!!bendito sea dios!!un puerto de un 10%!!hora y media subiendo sin tregua!!!un calor abrasador, porque ojo como pegaba Lorenzo!!!
    Por fin llegamos a la cima del puerto, yujuuuu vamos a comer!!!madre mía!!tenía más hambre que el perro de un ciego!!!Allí nos encontramos con un asador, bien!!necesitamos pan para el bocata así que allí lo podemos comprar pero….noorrrrr el muy mamón del restaurante no quiere vendernos ni una miguita y encima nos sabla con las cervezas el muy tacaño!!en finsss….nos toca comer pavo acompañado de empanada que aún nos quedaba.
    Una hora después, recuperadas las fuerzas pensamos que todo iba a ser un poco más fácil pero…….jaarrrrlllll!!!!nos encontramos que el puerto aún no ha terminadooorrr, seguimos subiendoooo!!!!y Lorenzo sigue apretando :s.
    Madre mía que día más duro.
    Aunque ese día no pudimos cenar todos juntos y mi madre toda preocupada por no poder darnos esos manjares que ella prepara y mi padre por no poder revisar nuestras bicis, terminamos el día brindando con una copita de vino.

    Me gusta

    • La verdad, es que creo que esa fue la etapa mas dura de todas y no solo por las cuestas, sino por la desesperación de ver que pasaban las horas y no avanzábamos nada de nada, debido a la dificultad del terreno, eso sí, muy bonito todo.
      Lastre?? La verdad, SI, jajaja. No cariño, lo que pasa es que yo ese día debía de estar sembrado, hay veces que no sé de dónde saco las fuerzas y con mi bici hiper mega tuneada que ya no hago caballitos cuando monto, pues es un primor, 🙂
      El del asador, lástima no acordarme del nombre, para ponerle a parir, un imbécil, la verdad, porque no me jodas que a la 1 del mediodía de un domingo sólo le queda una barra y no sabe cuanta gente va a ir a comer. No se lo cree ni él. Menos mal que teníamos un poco de empanada, que sino…
      Menos mal que el final del día, fue lo mejor, qué vino más bueno nos tomamos, aunque las P*** patatas bravas ardiesen la boca. Eso sí, no quedó nada en el plato, como es costumbre mía, 🙂

      Me gusta

      • No recuerdo el día, si el 1º o el 2º pero…..tengo grabada la imagen de ese caballito que hiciste en una subida. Que aún estando perpendicular al suelo, seguías pedaleando!!!!jajajaja y luego al estilo araña campera esquivando las ortigas!!!que lagrimones me caían!!!para videos de primera :p

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s