Prueba de Luces

Después de un día de estrés, para no variar en mi vida, me dispongo a subirme a la burra de nuevo, esta vez acompañado de Miguel, este no falla nunca, y mi cuñado, para realizar una prueba de las flamantes luces que me compré hace tiempo para la prueba de El Soplao.

Son las 19:15 y llegamos al punto de encuentro con Miguel, el puente que cruza por encima de la carretera de Valencia en el carril bici. Aquí, ya mi cuñado andaba algo desfondado porque le di un poquito de caña porque llegábamos tarde. Los que me conozcan, saben que me encanta la puntualidad y no hay cosa que me más me fastidie que llegar tarde a los sitios o que la gente llegue tarde, 😦

Nos pasamos 20 minutos intentando colocar mi luz trasera de la bici y hacemos pruebas con la delantera que quería probar. Aún con plena luz del día, se notaba la marca del haz de luz en el suelo. La prueba prometía. Comenzamos la marcha a un ritmo suave, que mantendríamos durante los 25 km de la ruta, dirección a la Peineta, por un camino que nos llevaría Miguel más tarde y que nosotros no conocíamos.

Según se hizo de noche, encendí mi linterna delantera y voilà!!! Foco de luz al canto. Increíble lo que alumbra la jodía linterna. Creo que en el Soplao, perderme no me perderé, 🙂 Durante todo el camino la dejé encendida para ir probando cómo funcionaba y en ningún momento me decepcionó, ya que incluso con la luz de las farolas, se veía mi haz de luz. Moooooooooola!!!

Así, andamos durante los 19 km de de distancia que hicimos hasta llegar a Atocha, donde nos tomamos unas cervezas para celebrar la próxima entrada de la Primavera acompañadas de unos aperitivos, que por qué no decirlo, vaya aperitivos!!! Eso era una tapa y lo demás son tonterías. Nos pusieron un plato con unos trozos de tortilla de patata del tamaño de la palma de mi mano!!! Y además caliente. Así que chapó por el bar.

Ya, sólo mi cuñado y yo, porque Miguel se fue para su casa, nos fuimos camino del Ensanche por el trozo más durillo del día: la subida de la albufera, como la San Silvestre, pero en bici. Yo, hoy, iba bien, mi cuñado, frío en las piernas debido a la parada de las cervezas y a sus minúsculos pantalones de Padel, :P, le costó más la subida.

6 km más tarde, llegamos a la puerta de su casa, prueba realizada y superada con creces. La pregunta de hoy es, cuñado, te atreverás a venir más veces con nosotros a un ritmo más fuerte? 😛

Anuncios

2 pensamientos en “Prueba de Luces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s